¡¡ENHORABUENA COMPRADOR Y ARRENDADOR!! El nuevo Certificado Energético de inmuebles ya está aquí. Beneficios energéticos, económicos y medioambientales para la sociedad

¡¡ENHORABUENA COMPRADOR Y ARRENDADOR!! El nuevo Certificado Energético de inmuebles ya está aquí. Beneficios energéticos, económicos y medioambientales para la sociedad

Tal y como se comentó en la última entrada del blog de ACF Ingeniería, la sociedad no es consciente todavía de los beneficios del nuevo Certificado de Eficiencia Energética de Edificios Existentes, entre otras cosas, por una falta de información y concienciación. Si una simple lavadora o frigorífico dispone de una etiqueta energética, con la cual, de forma intuitiva podemos comparar qué electrodoméstico consume más energía o menos, ¿Cómo no lo va a tener una vivienda que compremos y que nos tiene que durar toda la vida? ¿Cómo obviar el gasto energético y por lo tanto económico que supondrá el habitar  dicha vivienda?

La sociedad no es consciente realmente de lo que cuesta la energía. Sabemos que cada vez es más cara, nos suena lo del déficit tarifario, oligopolio en el sector eléctrico, no entendemos las facturas eléctricas (las compañías eléctricas se encargan de ello), etc., pero según la experiencia de ACF Ingeniería en los cursos de Ahorro y Eficiencia Energética en el Hogar y Pymes que imparte, casi nadie sabe lo que paga por unidad de energía. Lo que no se conoce no se puede controlar y por lo tanto no se puede mejorar.

Hay una gráfica con la que todos nuestros alumnos abren los ojos y ponen el grito en el cielo, en la cual se muestra la evolución del precio de la electricidad doméstica (tarifa TUR) en los hogares en los últimos 6 años. La subida ha sido nada más y nada menos que del 78%!!!, y lo peor de todo, la tendencia no cambiará en los próximos años, a pesar del bombo y platillo con el cual nos han anunciado la bajada de la energía eléctrica para este segundo trimestre, al ser un mero hecho coyuntural y temporal.

Da la impresión que el Gobierno de España ha implantado esta medida por obligación comunitaria, como transposición obligatoria de las directivas europeas del 2002 y 2010 sobre eficiencia energética, pero no con una intención real de lo que debería ser, que es el fomento de las viviendas de mayor eficiencia energética y por lo tanto de reducir el gasto energético en los hogares españoles.

Los consumidores tendrán a partir de ahora una información valiosísima para decidir qué vivienda alquilar o vender. Tendrán información relativa de cuanto más o menos frío/calor pierde la vivienda por sus paredes y ventanas (envolvente) y cómo de eficiente son las instalaciones de las que dispone para climatizar el hogar  y para calentar el agua de uso sanitario.

Aprovechamos para poner un ejemplo muy representativo. Durante todo el boom de la construcción, en la zona sur del Mediterráneo, donde las casas no suelen tener sistemas de calefacción centralizadas por gas o gasóleo como es normal en la zona central y norte de España, han proliferado mucho los termos eléctricos para calentar el agua. Esto para las viviendas nuevas y para las antiguas. En estas últimas, debido a la tendencia de quitar los hornillos de gas butano, se ha aprovechado para cambiar las calderas estándares de butano por los termos eléctricos. Entre otras cosas por la comodidad que supone no tener que estar pendiente de cambiar la bombona de butano cuando se acaba. La realidad oculta que casi todo el mundo desconoce es que el precio de esa agua calentada con un termo eléctrico cuesta más del doble que si se calienta con butano e incluso el triple que con gas natural. Cuando un consumidor tenga a su disposición una certificación energética y se le explique correctamente, podrá constatar de forma visual cómo en el apartado de agua caliente la calificación energética tendrá un valor muy bajo y un color muy rojo, previsiblemente F o G para termo eléctrico. Quizás no sepa exactamente cuánto de más pagará, pero si sabrá que consumirá más energía y por lo tanto pagará más que si tuviera butano o gas natural, al estar previsiblemente entre las recomendaciones que de forma obligatorio deben incluir las certificaciones. Y como dice un colaborador nuestro, “la ecología está ligada al bolsillo……”

La etiqueta energética tendrá que estar disponible de las siguientes maneras:

–          En toda publicidad y promoción del inmueble (escaparates inmobiliarias, flyers, webs, etc)

–          En la documentación de la compraventa o contrato de alquiler del inmueble.

Los beneficios no serán exclusivos para los futuros compradores o arrendadores, sino también para el propietario del inmueble, ya que además de conocer como de eficiente es su vivienda, dispondrá de una serie de recomendaciones y análisis básico técnico/económico de cómo mejorar la eficiencia energética del inmueble mediante actuaciones en la envolvente o en las instalaciones, y por lo tanto cómo añadir valor a dicho inmueble.

Por todo lo anterior, no es un simple impuesto o tasa, es un documento imprescindible y necesario para la sociedad que nos ayudará a todos a ser más eficientes desde el punto de vista energético, económico y ecológico.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>